La herencia de Guifré el Peloso | Patrimonio Cultural. Generalitat de Cataluña.

Escapadas


Vistas desde la Torra de la Manresana - Foto: Per Parer / Museu d'Història de Catalunya

Mapa

La herencia de Guifré el Peloso

Pasead por los escenarios desde donde los herederos del conde defendieron el territorio
Barcelona
Os proponemos una serie de escapadas a la comarca del Anoia, donde vivieron algunos de los personajes más importantes de nuestra historia, siguiendo las rutas que encontraréis en la app "Anoia, Tierra de Castillos". 

La primera propuesta recorre los escenarios desde los que los herederos de Guifré el Peloso defendieron el territorio de Abd Al-Malik y el Califato de Córdoba. Guifré II de Cerdaña, Ermesenda de Carcasona, Guerau de Jorba, el abad Oliva, Guillem de Balsareny, Ramon Folf I o Bernat Amat de Claramunt fueron algunos de los nobles, obispos y guerreros que vivieron la herencia de Guifré el Peloso en la actual Anoia. 

Castillo de Jorba
Saliendo de Igualada, podéis hacer una primera parada en el castillo de Jorba. Fue una de las muchas posesiones de Guerau de Jorba, un hombre muy rico que se convirtió, cuando aún no tenía 20 años, en el consejero personal del conde de Barcelona. Descubriréis toda la historia en este castillo, donde podréis hacer una visita exterior concertada. 
 
Torre de la Manresana
Después de visitar el castillo de Rubió, donde conoceréis la vida de Ramon Folc I, y el de Segur, donde descubriréis la historia de los Claramunt,  llegaréis al castillo de la Manresana. Hoy en día solo quedan los basamentos de las murallas, una estancia y la torre, reformada en el siglo XII. Cuando murió Bernat Guifré de Balsareny, sus posiciones, entre las que estaba ésta, pasaron a manos de su viuda, Guasca. 
 
Castillo de Sant Esteve
El 1003, el conde de Barcelona Ramon Borrell dirigió una expedición a Lleida que fracasó durante la batalla de Albesa: Abd al-Malik respondió con el envío de 17.000 hombres y Castellolí fue destruído. Tres años más tarde, cuando Abd al-Malik quiso volver a atacar, Guifré II ya havía aprendido la lección. Conoceréis el desenlace en el castillo de Sant Esteve, situado en Castellfollit de Riubregós y posesión de los condes de Cerdaña. 
 
Castillo de Boixadors
Antes de llegar a Sant Pere de Sallavinera, donde se encuentra el castillo de Boixadors, podéis hacer una parada en el castillo de Calonge, donde murió el obispo de Vic Arnulf, hermano del vizconde de Osona-Cardona, y en el de Calaf. En el castillo de Boixadors descubriréis quién fue Eribau, vizconde y obispo de Urgell. 
 
Para conocer todas las historias, utilizad durante vuestra ruta la app "Anoia, Tierra de Castillos". Os la podéis descargar para iOS y Android
 
¿Hemos conseguido inspirarte? ¿Tienes otras ideas interesantes para esta propuesta? Envíanoslas a través de Facebook o publica tus imágenes en Instagram con el hashtag #patrimonicultural