Las bodegas modernistas de la conca de Barberà | Patrimonio Cultural. Generalitat de Cataluña.

Escapadas


1. Celler cooperatiu de l'Espluga de Francolí
2. Celler cooperatiu de Barberà de la Conca
3. Celler cooperatiu de Rocafort de Queralt

Mapa

Las bodegas modernistas de la conca de Barberà

Cèsar Martinell y Pere Domènech i Roure levantaron auténticas catedrales del vino
Tarragona
La comarca de la Conca de Barberà, junto con L’Alt Camp, concentra un gran número de bodegas modernistas, obra de arquitectos como Cèsar Martinell o Pere Domènech i Roure. En esta escapada te proponemos descubrir tres auténticas catedrales del vino que forman parte del mapa de los 150 elementos imprescindibles del patrimonio industrial de Cataluña, elaborado por el mNACTEC.
 
BODEGA COOPERATIVA DE L’ESPLUGA DE FRANCOLÍ Y MUSEO DEL VINO

Puedes empezar la ruta visitando la majestuosa bodega cooperativa de L’Espluga de Francolí, uno de los primeros exponentes de las bodegas modernistas de Cataluña. Fue proyectada por Lluís Domènech i Montaner y llevada a cabo por su hijo Pere Domènech i Roure en 1913. El edificio está formado por tres naves y una bella decoración en la fachada, recientemente restaurada (junto con los contrafuertes, las columnas y las arcadas interiores). Actualmente acoge el Museo del Vino.
 
BODEGA COOPERATIVA DE BARBERÀ DE LA CONCA

A 15 minutos en coche se encuentra la bodega cooperativa de Barberà de la Conca, construida entre los años 1920 y 1921 por el arquitecto Cèsar Martinell. Todos los elementos estructurales, como los pilares y los arcos, fueron construidos con ladrillo colocado de diversas formas, que proporcionan una gran belleza al conjunto. El diseño de los lagares fue también innovador para la época. Podrás comprar en la agrotienda de la bodega el cava que se produce en la zona subterránea.
 
BODEGA COOPERATIVA DE ROCAFORT DE QUERALT

Tras otro trayecto en coche de un cuarto de hora, podrás visitar la bodega cooperativa de Rocafort de Queralt, que Cèsar Martinell construyó en 1918, unos años antes que la Bodega Cooperativa de Barberà de la Conca. En el interior, Martinell aplicó un sistema constructivo aprendido de Gaudí: el uso de arcos parabólicos. Consiguió así las perspectivas y los espacios diáfanos que caracterizan sus construcciones agrarias.

Aprovecha la escapada para saborear la gastronomía de la Conca de Barberà, como las coques de recapte (cocas saladas con verduras y, en ocasiones, también con salchichas o sardinas), los embutidos y, especialmente, los vinos y los cavas de su denominación de origen.


¿Hemos conseguido inspirarte? ¿Tienes otras ideas interesantes para esta propuesta? Envíanoslas a través de Facebook o publica tus imágenes en Instagram con el hashtag #patrimonicultural

Nuestra Comunidad

#patrimonigencat