Escapadas

Un paseo por Escornalbou

Con motivo del Año Toda, podéis disfrutar de las diversas actividades que se celebran en el castillo monasterio Tarragona
El año 1911, Eduard Toda, cónsul, historiador, escritor, egiptólogo y bibliófilo, compró el antiguo monasterio de Sant Miquel de Escornalbou para restaurarlo. Por allí pasaron las principales personalidades de la Reinaxença catalana y en las diferentes salas pueden verse muestras de las colecciones de Toda reunió durante sus viajes y estancias en Macao, Hong Kong, Shangai o Egipto, entre otros. 

Hoy en día, una visita a Escornalbou permite conocer como era el ambiente de una casa señorial de principios del siglo XX. Además, Toda preservó algunos elementos importantes del conjunto como la iglesia o el claustro, desde el que se pueden disfrutar de unas vistas impresionantes de las comarcas de Tarragona. 
 
Os proponemos algunos itinerarios para hacer durante la visita al castillo monasterio: 
 
LA FUENTE DEL SARRACENO
A unos 10 minutos caminando desde el monasterio se encuentra la Fuente del Sarraceno. Actualmente sin agua, en esta fuente transcurre la leyenda de amor entre un sarraceno, el hijo del emir de la zona, y una cristiana, la mujer del castellano de Escornalbou. Según se explica, los amantes huyeron sobre un caballo. Éste empezó a correr el camino que sube hasta donde hoy en día se conoce como Salto del Demonio. Allí se paró y saltó al vacío. Dicen que el demonio se llevó al infierno los cuerpos de los dos enamorados y el del animal, ya que nunca los encontraron. 

EL PASEO DE LOS FRAILES
Este paseo se abrió hacia el año 1818 con dos finalidades: obtener piedra para las ampliaciones del convento y para proporcionar un espacio de ocio a los frailes. Desde aquí, se puede contemplar una panorámica que va desde el Hospitalet a las montañas de Prades, y desde El Garraf hasta el Ebro, en la costa. Hay días que hasta puede verse Mallorca en el horizonte. A medio camino, encontraréis la ermita de las Tres Vírgenes. 
 
LA ERMITA DE SANTA BÁRBARA
Situada en la cima más alta de Escornalbou, la panorámica que se abre delante de nosotros justifica que esta montaña ya estuviera ocupada desde la prehistoria: era un enclave perfecto para dominar todo el paisaje. La ermita, que fecha de los siglos XVII-XIX, se consagró a Santa Bárbara, protectora de los relámpagos y de las tormentas, para proteger a los habitantes del monasterio y de las poblaciones cercanas. 

¿Hemos conseguido inspirarte? ¿Tienes otras ideas interesantes para esta propuesta? Envíanoslas a través de Facebook o publica tus imágenes en Instagram con el hashtag #patrimonicultural

Consultad las actividades de este verano en Escornalbou para conmemorar el Año Toda

Passeig literari per l'Escornalbou de Toda

Visita teatrealitzada "De la Xina a Escornalbou"