Castillo de Palamós | Patrimonio Cultural. Generalitat de Cataluña.
Castillo de Palamós Un asentamiento clave de los indiketes
T
En una pequeña península en el actual municipio de Palamós, sobre una colina, en el siglo VI aC los iberos construyeron un pequeño núcleo de población que se convertiría en el poblado fortificado más importante de las tribus indiketes después de Ullastret. Ubicado en una zona con inmejorables condiciones de control y defensa, desarrolló su economía a partir del comercio con la ciudad griega de Empúries.

Entre el siglo IV aC y III aC fue su momento de máximo esplendor. Entonces el asentamiento se fortificó por el lado de más fácil acceso a la península, el istmo. La primera urbanización fue en la parte más elevada del poblado. Para ganar terreno en las pendientes del cerro, se levantaron terrazas reforzadas con muros de contención sobre las que se construyeron las calles y las casas. Hoy todavía se pueden ver en la parte de levante. Parece ser que en lo alto de la acrópolis había un templo helenístico del que se han encontrado los restos del pórtico de entrada y los basamentos de las columnas.

Con la romanización, el poblado de Castillo no desapareció. Su enclave estratégico le hizo experimentar un nuevo esplendor en el siglo II aC. El asentamiento se amplió hacia el norte, fuera de la muralla, ocupando lo que hasta entonces eran campos de silos. Además de hacer casas nuevas, se creó una plaza porticada rodeada de locales comerciales.

El yacimiento del Castillo es de gran importancia tanto por su técnica arquitectónica como por el estado de conservación de los restos. Y es que se mantiene una gran parte de las estructuras, incluso paramentos de más de 1,5 metros de altura. Se pueden ver casi íntegros la muralla, habitaciones, calles, cisternas de agua y silos para guardar el grano.

Planifica la visita

¿Qué puedo hacer?
El yacimiento forma parte de la Ruta de los Íberos.
Contacto
Playa del Castillo
Palamós
¿Dónde comer y dormir?