Monasterio de Sant Miquel de Cuixà | Patrimonio Cultural. Generalitat de Cataluña.
Monasterio de Sant Miquel de Cuixà El poder de Dios en la Tierra
Al pie del Canigó encontramos el monasterio de Sant Miquel de Cuixà que, junto con Ripoll, fue un poderoso centro religioso, político y cultural durante la Edad Media.

El nacimiento del monasterio data del año 879, y es fruto de una desgracia: después que una riada destruyera la abadía de Sant Andreu d’Eixalada, los monjes supervivientes se instalaron en un pequeño cenobio dedicado a San Germán y dirigido por el padre Protasio. A raíz de estos hechos y gracias a la protección de los condes de Cerdanya y Conflent, esta pequeña celda se convertiría en el monasterio de Sant Miquel y Sant Germà de Cuixà, uno de los más poderosos de la época.

El siglo X fue el de la consolidación del monasterio: sus tierras, dominios e iglesias que de ellos dependían crecieron de forma espectacular. En el 956, Garí reconstruyó la iglesia de Sant Miquel, levantada pocos años antes por el conde Sunifred.

La llegada del abad Oliba, introductor del románico lombardo en Cataluña, supuso una revolución arquitectónica del monasterio. Oliba añadió dos pasillos, tres absidiolas y levantó un cimborio que se sostiene con columnas de mármol rosa y capiteles de mármol blanco. También edificó la cripta de la Natividad o del Pesebre de planta circular, la capilla de la Trinidad y dos campanarios lombardos a ambos lados del crucero (actualmente solo queda uno).

El claustro se empezó a construir durante el siglo XII por orden del abad Gregorio. Hecho con mármol rosado y una espectacular decoración escultórica, era uno de los más grandes de los condados catalanes. Actualmente, para seguir la pista a algunos de sus capiteles tenemos que viajar hasta Nueva York, en el museo The Cloisters.

Sant Miquel de Cuixà tiene el honor de ser considerado el lugar de nacimiento de la lengua catalana. Posiblemente, del escritorio de Cuixà salió la célebre Canción de Santa Fe, un poema hagiográfico que se considera uno de los ejemplos literarios más antiguos en una lengua romance, aunque se discute si se trata de lengua occitana o catalana.

Entre los muchos nombres ilustres vinculados a Sant Miquel de Cuixà encontraremos los del arquitecto y arqueólogo Josep Puig i Cadafalch, encargado de las campañas de restauración del monasterio hechas en 1938, y el del músico Pau Casals, que inauguró el Festival de Música Clásica de Prada en 1954.

Sant Miquel de Cuixà forma parte de la escapada ‘Fin de semana románico: del Ripollès a la Cataluña del Norte




Autor de las fotografías: Josep Renalias.

Planifica la visita

¿Qué puedo hacer?
  • El monasterio ofrece visitas a lo largo de todo el año. Hay disponibles visitas guiadas en francés, catalán y alemán para grupos de más de 15 personas.
  • Sant Miquel de Cuixà es uno de los escenarios principales donde se celebra el Festival de Música Clásica de Prada, que cada año presenta una cuarentena de propuestas de artistas de todo el mundo.
  • Durante el verano también tienes la oportunidad de adentrarte en el mundo del románico a través de las Journées romanes (Jornadas románicas). Se trata de una semana de conferencias en Sant Miquel de Cuixà y visitas a los principales monumentos románicos de Languedoc-Rosellón y Cataluña.
Horarios
De abril a septiembre
De 9.30h a 11.50h y de 14h a 18h

De octubre a marzo
De 9.30h a 11.50h y de 14h a 17h
 
Domingos por la mañana, 1 de enero, Pascua y 25 de diciembre: cerrado
Precios
General: 6€
Reducida: 3,50€

Tienen derecho a la tarifa reducida:
  • Estudiantes menores de 25 años
  • Jóvenes entre 12 y 18 años
Tienen derecho a gratuidad:
  • Menores de 12 años
Casos especiales:
  • Visitas guiadas para grupos (mínimo, 15 personas), 4€/persona. Horario a convenir.
Contacto
Sant Miquel de Cuixà
Route de Taurinya,
66500 Codalet (França)
Tel. (+33) 4 68 96 15 35
¿Dónde comer y dormir?
Recursos para la visita