Palau Moja | Patrimonio Cultural. Generalitat de Cataluña.
Palau Moja Reflejo del gusto de la burguesía
T

Cruzar las puertas del Palau Moja significa descubrir cómo vivía la alta burguesía de Barcelona en los siglos XVIII y XIX. Los propietarios fueron dos prohombres de la ciudad, que lo convirtieron en punto de encuentro de la alta sociedad de la época.

Josep de Copons, marqués de Moja, y su esposa, Maria Lluïsa Descatllar, encargaron la construcción al arquitecto Josep Mas. En 1784 se inauguró el edificio, que combinaba elementos del barroco con influencias del neoclasicismo francés. De esta primera etapa, son destacables el Gran Salón, con pinturas de Francesc Pla "El Vigatà", y las fachadas. Curiosamente la puerta principal se encuentra en la calle Portaferrissa. Y es que en esos momentos la Rambla aún era un arroyo que apenas se empezaba a urbanizar.

En 1870, el marqués de Comillas, suegro de Eusebi Güell, compró el palacio y lo adecuó al gusto de la época. Una de las reformas más visibles fue la escalera de honor. También datan de esa misma época los salones azul, rosa y verde. Jacint Verdaguer vivió durante 15 años como cura de la familia y limosnero.

Después del incendio de 1971, el palacio quedó abandonado durante once años. Actualmente es la sede de la Dirección General del Patrimonio Cultural del Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya.

Planifica la visita

¿Qué puedo hacer?

Si paseas por las Ramblas de Barcelona, párate frente de este palacio reflejo de la alta burguesía barcelonesa y admira la entrada y la escalera principal.

Servicios
Accesibilidad
Horarios

Este palacio está destinado a las oficinas de la Dirección General de Patrimonio Cultural. Sólo es visitable cuando se celebran exposiciones o con visita concertada.

Precios

Entrada gratuita

Contacto

Palau Moja
Carrer Portaferrissa, 1
08002 Barcelona
Tel. (+34) 933162740

¿Dónde comer y dormir?