Los tesoros escondidos de los museos | Patrimonio Cultural. Generalitat de Cataluña.

Historias

Los tesoros escondidos de los museos

RE-ORG, un método para la reorganización de las reservas de los museos

Las reservas de los museos, un mundo para descubrir... y RE-ORGanizar

Menos de un 10 % de las colecciones de los museos se exponen al público. Por tanto, el patrimonio que estos custodian es infinitamente superior a lo que vemos cuando los visitamos. Además, este patrimonio no para de crecer mediante donaciones y nuevas adquisiciones.
 
Esta cantidad enorme de objetos que no se muestra en las exposiciones permanentes o temporales se conserva en las reservas, donde el acceso es restringido y controlado.
 
La idea poética y bastante extendida de que las reservas son una especie de laberinto oscuro en el que no se sabe lo que hay no se corresponde con la realidad. En un museo las colecciones deben estar inventariadas, bien conservadas y debe procurarse que sean accesibles al público.
 
Pero esta voluntad se encuentra con ciertas dificultades. Las necesidades diarias, así como la falta de tiempo y de recursos, humanos y económicos, hacen que a veces, y poco a poco, los espacios de reserva no estén en las condiciones deseadas.

La conservación preventiva, herramienta de presente y de futuro

Para mantener y preservar nuestro patrimonio, la conservación preventiva es una herramienta indispensable. Controlar y minimizar de manera sistemática los riesgos que pueden poner en peligro las colecciones es fundamental. El control de las condiciones de temperatura y de humedad, o los sistemas de protección, transporte y almacenaje, entre otras medidas, forman parte de la estrategia de conservación preventiva.
 
Para que sea efectiva, la conservación preventiva no puede desatender el espacio donde se acumula gran parte de la colección: la reserva.
 
En 2011, un estudio del Centro Internacional de Estudios para la Conservación y Restauración de Bienes Culturales (ICCROM), hecho en colaboración con la UNESCO, concluyó que la situación de las reservas era preocupante en muchos museos de todo el mundo.
 
Entre otras carencias, la encuesta detectó que uno de cada dos museos no tenía suficiente espacio de almacenaje, que uno de cada tres no tenía definido un responsable de las reservas y que uno de cada cuatro tenía un sistema deficiente de documentación y de organización de las colecciones.

En Cataluña, en la mayoría de los museos registrados, la situación no es muy preocupante. Pero, como pasa en el resto del mundo, también hay aspectos a mejorar. Por este motivo, el Plan de Museos 2030 destaca la conservación preventiva y la mejora de los espacios de reserva como uno de los ejes principales de actuación.
 
Actualmente, los museos catalanes custodian alrededor de siete millones y medio de piezas.
 
Hasta ahora, cada museo ha actuado de manera autónoma y según el criterio de sus responsables.

Un problema global, una solución global: el método RE-ORG

Para ayudar a los museos a reorganizar sus reservas y a mantenerlas ordenadas de manera eficiente siguiendo unos criterios comunes, en 2011 el ICCROM puso en marcha el método RE-ORG. Y en 2017 lo actualizó en colaboración con el Instituto Canadiense de Conservación. Es un método aplicable a cualquier museo, sean cuales sean las colecciones que custodia y el espacio del que dispone.
 
Actualmente, el método RE-ORG se ha aplicado con éxito en más de ochenta museos de veintisiete países. El Departamento de Cultura ha firmado un acuerdo con el ICCROM para utilizarlo en el marco del Plan de Museos como herramienta clave para reorganizar las colecciones.
 
El RE-ORG se desarrolla en cuatro fases. Las tres primeras son de planificación: creación de un equipo de trabajo; evaluación y análisis de la colección, los espacios y el mobiliario y diseño de la nueva propuesta de organización. La cuarta, que solo puede emprenderse cuando las tres primeras se han logrado, es la reorganización física de las reservas.

¡Objetivo tres minutos!

Localizar una pieza en menos de tres minutos, sea cual sea y se encuentre donde se encuentre, es posible con el método RE-ORG.
 
El objetivo es optimizar el espacio y reagrupar colecciones facilitando la accesibilidad en el sentido más amplio del concepto.
 
Las reservas se organizan en base a unos criterios de calidad:
  • Un miembro cualificado del personal es el responsable.
  • Solo pueden estar en la reserva objetos que formen parte de la colección.
  • Ningún objeto puede estar directamente en el suelo.
  • Todo objeto tiene una ubicación específica y se puede localizar en menos de tres minutos.
  • Un objeto debe poderse recuperar moviendo un máximo de dos objetos más.
El método RE-ORG sistematiza una metodología que permite a los profesionales hablar un mismo lenguaje y, por tanto, entender la dinámica de cualquier reserva donde se ha aplicado.

Gaël de Guichen, “padre” de RE-ORG, cuenta los secretos

Ingeniero químico de profesión, Gaël de Guichen, uno de los creadores del método RE-ORG ha dedicado toda su trayectoria profesional a la conservación preventiva del patrimonio cultural.
 
Este experto de renombre mundial ha trabajado en más de setecientos proyectos de recuperación y conservación de bienes. También ha dirigido muchos cursos para enseñar el método RE-ORG a técnicos y responsables de numerosos museos de todo el mundo. Ha demostrado con la evidencia que el método para organizar las reservas es eficiente.
 
De Guichen tiene claro que, si las colecciones se conservan en buenas condiciones, los beneficios son muchos: están localizadas, disponibles para ser estudiadas o para ser expuestas y también listas para ser disfrutadas por el público en cualquier momento.

Un método sostenible basado en el trabajo en equipo

Los museos tienen también la función social de promover la sostenibilidad, incluida en la Agenda 2030 diseñada por Naciones Unidas.
 
Del mismo modo que se aplican criterios de sostenibilidad ambiental en el día a día y en las exposiciones, el RE-ORG fomenta el reaprovechamiento de los recursos disponibles y promueve la eficiencia, tanto de las colecciones, como del mobiliario, el edificio y el espacio ya existentes.
 
Trabajar con estos parámetros reduce gastos y repercute en otro aspecto importante: la sostenibilidad económica.
 
Cada vez más, en los museos se trabaja de manera multidisciplinaria y transversal. Cada uno desde su ámbito de actuación, pero compartiendo una misma estrategia.
 
En este sentido, el aprendizaje y la aplicación del método RE-ORG se plantea con la participación del personal disponible. Por tanto, favorece y estimula el trabajo en equipo. Un valor que, cada vez más, se convierte en imprescindible.

La Biblioteca Museo Víctor Balaguer, anfitriona del primer curso RE-ORG en Cataluña

El Departamento de Cultura, a través del Centro de Restauración de Bienes Muebles de Cataluña, y el ICCROM han firmado un acuerdo para implementar el método RE-ORG en los museos catalanes que quieran mejorar el estado de sus reservas.
 
El objetivo es que todos los museos de Cataluña que lo deseen puedan aplicar esta metodología. Como punto de partida, la Biblioteca Museo Víctor Balaguer de Vilanova i la Geltrú fue el anfitrión del primer curso de formación RE-ORG para preparar a parte de los profesionales encargados de apoyar el desarrollo. La Biblioteca Museo Víctor Balaguer expone cerca de novecientas piezas y conserva más de diez mil en las reservas.
 
El curso, dirigido por Gaël de Guichen, sufrió las consecuencias de la crisis ocasionada por el COVID-19. Durante 2019, se realizaron las sesiones de formación y preparación. En diciembre de 2021, se llevó a cabo con éxito la cuarta fase del método, la reorganización física de los espacios y colecciones.

Museos... con método

Después de la Biblioteca Museo Víctor Balaguer, cuatro museos catalanes más han empezado a implementar el RE-ORG: el Museo de la Pesca de Palamós, el Museo Diocesano de Solsona, el Museo-Archivo Tomás Balvey de Cardedeu y el Museo de Reus.
 
La voluntad es que, en pocos años, más museos incorporen este método y, por lo tanto, más equipos y profesionales gestionen las colecciones con esta metodología. Esto facilitará los intercambios profesionales y las tareas de búsqueda e investigación.
 
La ciudadanía también se beneficiará de ello. Con las reservas bien organizadas y en buenas condiciones, se podrán hacer accesibles al público colecciones que antes no lo eran.
 
Los museos de Cataluña disponen desde ahora mismo, entonces, de una herramienta muy útil para continuar haciendo su trabajo: investigar, conservar y difundir un patrimonio diverso, inmenso y extraordinario.