Rutas del vino: comarcas de Lérida | Patrimonio Cultural. Generalitat de Cataluña.

Escapadas

 
 
1. Agrícola de l’Albi
2. Sindicat Agrícola del Palau d'Anglesola
3. Els vilars d’Arbeca
4. Seu Vella

Mapa

Rutas del vino: comarcas de Lérida

Bodegas de vino y molinos de aceite
Lleida
Cèsar Martinell trabajó en todo el territorio catalán proyectando cerca de cincuenta bodegas. Una de ellas la encontramos en la localidad de Albi, en les Garrigues, punto de partida de nuestra ruta por las comarcas de Lérida.

En Poniente, la producción de vino estaba estrechamente ligada a la elaboración de otro producto: el aceite. Por ese motivo, los edificios agrarios compartían a menudo las funciones de bodega y molino de aceite. En el edificio de Albi podemos ver los rasgos que definen la arquitectura de Martinell, sobre todo en la fachada modernista. La bodega se dedica actualmente a la producción de aceite, aunque también conserva una pequeña parte dedicada al vino.

La siguiente parada la hacemos en Palau d’Angesola, donde encontramos otro edificio de Martinell; es la bodega y el molino de aceite del antiguo Sindicato Agrícola de la población, donde podremos apreciar la gran nave de planta basilical y el edificio transversal que alojaba la sala de máquinas.
 
EL ‘NUEVO’ RAIMAT DE MANUEL RAVENTÓS
Entrando en el Segrià podemos visitar las Bodegas Raimat; esta población revivió gracias a Manuel Raventós, que en 1914 adquirió 3.200 hectáreas de tierras yermas para convertirlas en un extenso cultivo de viña.

Raventós contrató al arquitecto Joan Rubió i Bellver, discípulo de Antoni Gaudí, para la construcción de las bodegas, las viviendas de los trabajadores y la iglesia. La bodega fue una de las primeras edificaciones de hormigón armado que se hizo en España. Destaca el “cementerio de la bodega”, sala donde envejecen las botellas y que conserva la primera botella del vino de Raimat.
 
LAS RUTAS DEL ACEITE Y EL PATRIMONIO LERIDANO
Pero más allá del vino, se pueden hacer las rutas del aceite, como la de les Garrigues, que recorre poblaciones como Arbeca, la Floresta, els Omellons o l’Espluga Calba.
Finalmente, no se puede perder una de las fortalezas íberas más grandes de Europa, los Vilars de Arbeca. Y en la ciudad de Lérida la Seu Vella y la iglesia de Sant Llorenç o el Museo de Lérida.



¿Hemos conseguido inspirarte? ¿Tienes otras ideas interesantes para esta propuesta? Envíanoslas a través de Facebook o publica tus imágenes en Instagram con el hashtag #patrimonicultural.

Nuestra Comunidad

#patrimonigencat