Rutas del vino: el litoral barcelonés | Patrimonio Cultural. Generalitat de Cataluña.

Escapadas

 
 
1. Celler Cooperatiu Alella Vinícola
2. Fàbrica Anís del Mono
3. Fàbrica Casaramona
4. Cellers Güell
 

Mapa

Rutas del vino: el litoral barcelonés

Licores de exportación, burguesía y lujo
Barcelona
Empezamos la ruta en Arenys de Mar, en las destilerías Mollfulleda, conocidas como la “Fábrica del Calisay”.

Fundada en 1896 por el indiano Magí Mollfulleda, se dedicaba a elaborar ese conocido licor después de comprar la fórmula inventada por los monjes benedictinos a un ciudadano francés. Las fachadas se inspiran en la arquitectura popular, y contienen numerosos elementos neogóticos y neorrománicos.

En Alella encontramos la bodega del Sindicato Alella Vinícola. Obra del arquitecto Jeroni Martorell, se proyectó en 1906 y cuenta con numerosos arcos equilibrados y claraboyas en el techo para la entrada de luz.

En Badalona tenemos una parada obligatoria: la fábrica Anís del Mono, levantada por los hermanos Bosch. Situada junto a la playa, la fábrica era originalmente un modesto destilatorio donde se producía anís; el edificio actual es fruto de una reforma hecha en 1922 por el arquitecto Agustí Domingo i Verdaguer, que incorporó algunos elementos modernistas.
 
MODERNISMO Y CULTURA
En Barcelona, si somos fans del modernismo, vemos los edificios residenciales más conocidos: la casa Batlló, la Pedrera o la casa Amatller son algunos ejemplos. Pero en la ciudad también se pueden descubrir antiguas fábricas reconvertidas en espacios culturales: la fábrica Casaramona (CaixaFòrum), Can Framis (sala de arte y exposiciones) o el Vapor Vell, reconvertido en Biblioteca Municipal.
 
LA ACTIVIDAD VINÍCOLA DE LOS GÜELL
Dirección sur, entre el Garraf y Sitges, encontraremos las Bodegas Güell, obra de Antoni Gaudí. En 1872 Eusebi Güell adquirió la finca, de origen medieval, para dedicarla al cultivo de la vid y a la producción de vino. El edificio tenía dos plantas de bodega ubicadas en el sótano y, en la superficie, la cochera, los almacenes, la vivienda temporal y la capilla de la familia Güell.

Nuestra ruta acaba en la bodega de Can Pujol de Vilanova i la Geltrú; proyectada en 1935. En el interior se puede ver la antigua y amplia nave que contenía el destilatorio y las cavas con los lagares subterráneos, que datan del siglo XVIII.


¿Hemos conseguido inspirarte? ¿Tienes otras ideas interesantes para esta propuesta? Envíanoslas a través de Facebook o publica tus imágenes en Instagram con el hashtag #patrimonicultural.

Nuestra Comunidad

#patrimonigencat