Salvador Dalí | Patrimonio Cultural. Generalitat de Cataluña.
Salvador Dalí El genio irreverente
T
El movimiento del surrealismo no se puede entender sin el universo personal de Salvador Dalí (1904-1989). El pintor de Figueres (Alt Empordà) fue un artista total que también dejó su huella única en ámbitos tan diversos como la literatura, la escultura, la moda, la joyería, la decoración o el teatro. Incluso en el cine colaboraó con Buñuel, Walt Disney o Alfred Hitchcock.

Famoso por sus excentricidades y una personalidad desbordante y provocadora que no dejaba indiferente, desde muy joven fue conocido por su talento para el dibujo, de un perfeccionismo fotográfico y una imaginación rompedora. Marcado desde los 25 años por el amor a Gala, su musa, su obra destaca por su carácter onírico, y un misterioso y perturbador simbolismo donde conviven relojes blandos, elefantes de patas largas, huevos, hormigas, caracoles y langostas.

Su hiperactividad creadora la plasmó en más de 1.500 pinturas. Su obra, de una originalidad y calidad innegable, partió del novecentismo (Noia a la finestra, 1925) y, tras una etapa con influencias cubistas, adoptó lo que él llamó actividad paranoicocrítica, que dio lugar a sus obras más conocidas: Cistell amb pa (1925), ), La sang és més dolça que la mel (1927), El gran masturbador (1929), El joc lúgubre (1929), Persistència de la memòria (Rellotges tous) (1931), Retrat de Gala (1931), El naixement dels desigs líquids (1932), Construcció tova amb mongetes bullides (1936), Autoretrat amb bacó fregit (1941), diversas variaciones sobre el tema del L’àngelus de Millet, etc.

La estancia en Italia durante la Guerra Civil despertó en el artista una fascinación por los temas religiosos, históricos y alegóricos: Temptació de sant Antoni (1947), Leda atòmica (1949), La Mare de Déu de Portlligat (1950), El Crist de sant Joan de la Creu (1950), Batalla de Tetuan (1962), etc. En este periodo experimentó con juegos visuales (Cignes reflectits en elefants (1937), Mercat d’esclaus amb l’aparició del bust de Voltaire (1940)), que evolucionarían hacia las pinturas estereoscópicas como La cadira (1975).

Tras la muerte de Gala (1982), Dalí dejó su residencia en Portlligat para instalarse en Púbol, donde vivió retirado de la vida pública. Es uno de los artistas catalanes más conocidos y admirados en todo el mundo. Buena parte de su obra se encuentra en el Teatro-Museo Gala Salvador Dalí de Figueres y el Museo Reina Sofía, aunque museos como el MoMA y el Metropolitan Museum of Art de Nueva York custodian obras suyas. Desde 2009 se puede ver en Berlín la exposición permanente Dalí - Die Ausstellung y en 2011 se inauguró el The Dalí Museum en Saint Petersburg (Florida).

Nuestra Comunidad

#patrimonigencat